miércoles, 16 de noviembre de 2011

El poder que uno tiene (Pilar Remiro)

Publicado por Miguel Jara el 12 de noviembre de 2011
Miguel Jara
Periodista independiente
Twitter: @MiguelJaraBlog

Artículo de Pilar Remirocolaboradora de este blog y activista por el reconocimiento de las enfermedades relacionadas con el medio ambiente.

Las personas con menos poder también tenemos recursos para rebatir al poder y enfrentarnos a los abusos de los poderosos. El conflicto es sano es lo que hace visible la diferencia, es el primer paso para aceptarla y llegar a considerarla +info



3 comentarios:

unmardesensibilidadquimicamultiple. dijo...

Es muy bueno este escrito, reflexión.

Mabel dijo...

Después de ver el documental “La doctrina del shock” es para mí tan evidente cosas que sospechaba que aún tengo el impacto, con ese aislamiento tan cruel es con el que se esta jugando con los
afectados de SQM,
Es impactante ver como la tortura tiene tantas caras.
Que frívolo el mundo en el que vivimos ¿algún día tendrá más importancia la existencia que el poder y la economía?
Hay parejas, amigos, compañeros de trabajo o de lo que sea, familias que usan estas estrategias, inconscientemente algunas otras son retorcidas y disfrutan de ejercer el poder, hay que salir cuando una persona se encuentra con este tipo de comportamientos, que tienden a ser muy sutiles incluso haciendo parecer al más débil como culpable.
A los de SQM en el trabajo se les aísla, en la relación con los compañeros ¿por miedos estos últimos a perder el trabajo o por miedo a verse igual?
Los amigos encuentran en el esfuerzo por entender la enfermedad el escudo para dejarlos solos.

Los vecinos, lo que impone ver a alguien con mascarilla encuentran el argumento para no acercarse o alejarse.

Las familias porque no entienden que sanidad no cubra los gastos se lavan las manos con el argumento de que se vuelven raros y maniáticos

Sanidad no mueve ficha y los médicos siguen sin estar preparados.

Los ayuntamientos no saben de la enfermedad por lo que les agreden continuamente obligándoles a más aislamiento.

¿Esto no es tortura? Es la tortura del aislamiento.
Lo peor es el aislamiento que se fabrica entre las propias organizaciones hechas para defenderles, incluso entre ellos mismos hacen del poder que cada uno tiene un arma de aislamiento, en forma de silencio, silencio informativo, silencio ante una llamada de ayuda, silencio ante la posibilidad de quedarse sin economía. Es como si toda la violencia que reciben del exterior se la hicieran pagar entre ellos.Son fuertes los que mantienen la cordura y el equilibrio, poca gente sobreviviría a un aislamiento tan cruel.
En este documental que es bueno se han saltado la causa por la que Margaret T. fue nombrada Dama de hierro, no fue por la guerra de Argentina fue por la huelga de hambre de Bobby Sands. El nulo respeto por la vida. Eso es lo que se ha asumido para proteger los intereses individuales y colectivos.
Hoy todo está justificado y todo es válido. Todo lo que destruye.Pilar Remiro sigue en esta línea no veo otra que sea más positiva, os queda o nos queda mucho por hacer para que esta enfermedad sea un cambio en la salud individual y colectiva pero también un cambio en los comportamientos.
Es tan grotesco que no valga nada la vida de una persona y a la vez vivimos en esta alarma constante de lo crueles que llegan a ser los demás, ¿y nosotros hasta dónde podemos llegar a ser crueles? Porque hay hasta con argumentos aparentemente positivistas se encuentra la fórmula para tranquilizar la conciencia de quien da la espalda a quien necesita ayuda.

Me ha indignado ver tan clara la realidad. Estoy indignada de tanta frialdad. Es hipocresía.
Con esta enfermedad casi solo veo a Pilar Remiro haciendo algo positivo, seguro que hay más gente pero lo que veo más es que hay mucho ruido y pocas nueces. Mucho critiqueo y poco fondo.
Lo siento si esto ofende a alguien no lo pretendo pero a lo mejor sí que pretendo que se consiga un cambio por alguna parte, es la rabia del momento se que las cosas no cambian fácilmente, pero que se siga haciendo este tipo de tortura y que no lo veamos, me indigna.

Nando G dijo...

El poder que uno tiene, es una reflexión excelente.